Nuestra Redes Sociales:

COATZACOALCOS

𝐈𝐧 𝐦𝐞𝐦𝐨𝐫𝐢𝐚𝐦 𝐝𝐞𝐥 𝐟𝐨𝐭𝐨𝐫𝐫𝐞𝐩𝐨𝐫𝐭𝐞𝐫𝐨 𝐆𝐮𝐢𝐥𝐥𝐞𝐫𝐦𝐨 𝐄𝐬𝐭𝐮𝐝𝐢𝐥𝐥𝐨

Publicado hace

el

Raúl Domínguez/FirmasMx

Guillermo Eustasio De la Cruz Estudillo, el Gran Memo Estudillo, reportero gráfico de los ochentas y noventas ha trascendido a un mejor plano y seguramente con pase directo al cielo porque dedicó los últimos años de su vida a la búsqueda de la verdad, basándose en  filosofía y pensamiento de Cristo.

Antes de entrar en materia quiero decirle a Memo de la Cruz que su padre no le heredó riqueza material, pero sí, lo mejor: Su talento. Desde aquí mi abrazo fraterno y afectuoso hermanito.

Y cómo no recordar a Don Memo si en mis años mozos, reporteamos juntos desde los eventos más modestos eventos hasta la gira del entonces candidato presidencial Carlos Salinas, pasando por las kilométricas asambleas de líderes sindicales, conocidos en aquellos años como caciques de horca y cuchillo.

Cómo no recordar a Don Memo si cuando un servidor iniciaba en este preclaro pero difícil oficio de comunicar en aquellos tiempos por medios impresos y radiofónicos, ya era Don Memo, precedido de una larga trayectoria en empresas periodísticas como el Semanario Gráfico de don Javier Zea Salas, el Notigráfico y el propio Diario de Sotavento, pionero del diarismo en el sur de Veracruz, en donde compartimos como compañeros y amigos, junto a mi maestro Carlos Velasco Jara (Mi máster Cevejara).

Cómo no recordar a Don Memo si como reportero gráfico compartió su experiencia a otros incipientes fotógrafos de mi época, que aspiraban a ocupar un sitio en el medio periodístico.

¿Anécdotas dentro y fuera de la redacción entre Don Memo y este modesto reportero? Muchísimas.

Cómo olvidar aquellas tardes, en las que junto a Javier Bastar Félix, después de cumplir la primera guardia de la mañana, entre 14:00 y 15:00 horas, Don Memo se apersonaba en la oficina del director el maestro Cevejara, con el primer paquete de fotos en blanco y negro, las colocaba con etiquetas en su escritorio y con su pícara mirada, frotándose el abdomen, exclamaba: Ya hace hambre, llegó  la hora de la botana, Sara nos espera.

Y allá íbamos, como bólidos, a la palapa de Sara (he de confesar que jamás he sido adicto al alcohol, pero si un contumaz come-botana), así que nunca me rehusé.

Tres o cuatro eran las visitas semanales a ese centro de “recreación social” de Sara y ya no se diga “El conchal”, una cantinita muy acogedora, situada allá por la colonia María de la Piedad, en donde Javier Bastar era el “pitcher”, hasta que un día la excelsa propietaria (una setentona bien bonachona pero poseedora de un lenguaje alvaradeño) llegó a la conclusión que el fiado era pariente de lo regalado y nos suspendió el crédito.

Don Memo era un hombre apasionado de y por su trabajo.

Vivía siempre como si fuera el último día de su existencia, la adrenalina de cubrir eventos de nota roja me la transmitía. Ya nada le asombraba.

Una tarde, sentados de una de las bancas del parque Independencia nos informaban que en la colonia Tierra y Libertad, casi en la ladera del cerro que conduce a la colonia Constituyentes, un sujeto endemoniado había decapitado su esposa. Fuimos los primeros en llegar a la escena del crimen.

En el patio apareció el cuerpo, pero no la cabeza y desde el techo un torvo sujeto nos gritó: ¿Se les perdió algo? ¿Qué puta madre buscan?

No, no se nos perdió nada, somos reporteros ¿Porqué lo hizo? le pregunté al asesino:

-Recibí un mensaje del diablo, por eso lo hice y si no se van ahorita, bajo y les corto los huevos.

-Bájate si eres tan cabrón, retó  Don Memo bastante airado al asesino y el tipo fuera de sí, literalmente hacía caso omiso seguramente influenciado por alguna droga y bailaba contorsionándose como si se hubiera tratado  de un ritual -tipo santería cubana-

El tipo paseaba con la cabeza de su mujer por la techumbre de lamina de zinc y Memo, el Gran Memo Estudillo con toda la sangre fría, conminaba al sujeto a posar con el cráneo sosteniéndolo del cabello, colocando el rostro frente a la lente y que se mantuviera quieto. Lo logró.  (me explicaba que necesitaba el objetivo fijo para un mejor resultado).

He de confesar que por entonces ver una escena de tal magnitud no era común en Coatzacoalcos y que tales imágenes no se veían ni en el film de Jack El Destripador. Como era de esperarse me temblaban las corvas, pero Don Memo vivía y disfrutaba al realizar su labor.

Días después, quien esto escribe, habría de convertirse con ese reportaje, en corresponsal de Alarma (la famosa revista semanal de corte policíaco y de típicos encabezados como “viololo, matolo y sepultolo”)  gracias a las elocuentes imágenes de Don Memo. (Nota: el diabólico asesino fue condenado a 40 años de prisión y permanece en el CeReSo “Duport Ostión, solo que ahora se ha redimido y ya es pastor). Cosas de la vida mariana, dijera el maestro Cevejara. 

Siempre  ocurrente, invariablemente con la sonrisa a flor de labios, aunque se lo estuviera llevando la santísima chingada, en sus momentos de esparcimiento, ahí recostado sobre una cama de periódicos viejos, nos compartía el amor que le profesaba su inseparable cámara Minolta:

La quiero más que a mi vieja esta jijadelachingada”, nos confesaba emocionado y de vez en cuando le asestaba un beso a su herramienta de trabajo”.

¿Cuál de todas? le preguntaba en son de broma, el también fotógrafo Javier Bastar desde el cuarto oscuro en labores de revelado y remachaba: “Pues a ver que día la compartes compañebrio”.

¿Cuál? ¿La cámara o mi vieja? Y soltaba sonora carcajada, sin dar espacio a que su interlocutor respondiera.

Don Memo Estudillo y un servidor éramos reporteros empíricos, que como los poetas, nacimos y nos forjamos en el callejón de los madrazos, por convicción y necesidad.

¿Qué quién fue el primer fotorreportero en arribar la madrugada del 28 de mayo de 1989 al domicilio del entonces alcalde Juan Osorio López cuando éste tomó la fatal decisión de <<suicidarse>>? DON MEMO ESTUDILLO.

Fue el único que logró tomar fotografías inéditas de la escena donde el cuerpo de JOL yacía tirado en un charco de sangre, en la sala de su mansión de la avenida Zamora y por ende la lente de Memo Estudillo fue la que captó toda la verdad, esa verdad histórica que el gobierno de Dante Delgado tergiversó para sus muy particulares intereses y que una semana después contrastó con el reportaje que éste servidor publicó en la prestigiada revista nacional Quehacer Político de Miguel Cantón Zetina.

Su honestidad y honradez fueron los valores que infundió a sus hijos y amigos.

Es por ello con humidad “garabatee” estás líneas en recuerdo del siempre ilustre MEMO ESTUDILLO.

Descansa en paz viejazo…luz eterna en tu trayectoria.

Postdata: Su muerte física nos duele, pero su amistad y afecto jamás se borrarán, porque como reza un enseñanza oriental: La gratitud es la memoria del corazón”. 

COMPARTE ESTA INFORMACIÓN
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu futuro con técnica empresarial japonesa

  • A propósito de los gatos que se creen leones en la 4T de VeracruzA propósito de los gatos que se creen leones en la 4T de Veracruz
    Se trata de un refrán popular surgido de la sabiduría del pueblo que es el que más sabe. El que siembra cosecha ó, el que siembra vientos cosecha tempestades. Hay funcionarios de la 4T estatal que no entienden, con dos y unos días más de permanencia en el poder, que  lo que estén haciendo mal, caro lo van a pagar. Nos ...
  • ¿Cuál fue el fondo del “quiebre” de la alianza local PAN/PRD/PRI?¿Cuál fue el fondo del “quiebre” de la alianza local PAN/PRD/PRI?
    Ni compromisos bajo el agua con el régimen morenista ni voracidad, lo que Joaquín Guzmán Avilés en su calidad de dirigente no acepta de la alianza con el PRD y el PRI, es que estos sigan bajo las ordenes de Miguel Ángel Yunes Linares, en su tozuda actitud de pretender imponer como candidato a la alcaldía de Veracruz a Miguel ...
  • Sergio Guzmán, el impulsor de la Transformación HidrómilaSergio Guzmán, el impulsor de la Transformación Hidrómila
    Cuando un pueblo es testigo de los resultados del trabajo de sus autoridades, las manifestaciones de gratitud son espontaneas, naturalitas y es cuando surten un mejor efecto porque son los ciudadanos los que expresan de corazón su sentir, eso precisamente ocurre en Agua Dulce, municipio gobernado por el maestro Sergio Guzmán Ricárdez, cuya obra de gobierno ha trascendido más allá ...

Facebook

CONTADOR DE VISITAS

A %d blogueros les gusta esto: