Nuestra Redes Sociales:

Estessur

Hospital en Agua Dulce: El mérito para Cuitláhuac García y Sergio Guzmán

Publicado hace

el

Estessur

Raúl Domínguez/FirmasMx

No reconocer la titánica gestión de Sergio Guzmán Ricárdez, tras el anuncio del Secretario de Salud Roberto Ramos Alor -quien también ha sido factor importante- de la pronta construcción de un hospital para los 50 mil habitantes de Agua Dulce, es ser omiso, ingrato, egoísta, desapegado y de memoria corta.

Desde su fundación como municipio la eterna demanda de las familias del otrora poderoso territorio petrolero fue el de un centro hospitalario y por décadas los gobiernos federal y estatal dejaron de cumplir con su obligación constitucional de garantizar la salud de miles de familias hidrómilas.

Con el sobado argumento que en Agua Dulce el 90 por ciento de los habitantes eran trabajadores de Pemex o empleados de la SEP y por ello contaban con sus propios servicios médicos, a lo máximo que pudo aspirar la población abierta era un centro de salud, generalmente en el abandono y con servicios muy limitados de lunes a viernes. Era prohibido enfermarse -sin ser petrolero o maestro- los fines de semana.

De hecho, el grave rezago en este y otros servicios fueron los caldos de cultivo para que la población con el respaldo de Roberto Ricárdez Orueta, uno de los líderes sindicales mejor recordados, se emancipara de Coatzacoalcos, porque históricamente los alcaldes del viejo Puerto México convirtieron a Agua Dulce y a Villa Allende en su traspatio, pese a la riqueza que les generaba.

Vendría entonces a gobernar el ex militar retirado Fernando Gutiérrez Barrios para hacer justicia a Agua Dulce, “ordenando” a sus diputados locales que aquella congregación, se convirtiera en  municipio libre mediante el decreto número 195 del 25 de noviembre de 1988.

Asumiría el poder el 01 de diciembre de 1988, el más nefasto de los presidentes, Carlos Salinas, quien 40 días después de protestar como mandatario, mediante un operativo militar, apresó el 10 de enero de 1989, al líder nacional del STPRM, Joaquín Hernández Galicia y con ello mandaría a la calle a más de 80 mil trabajadores petroleros.

Agua Dulce entonces resintió ese duro golpe, porque miles de personas no solo quedaron en el desempleo sino además sin servicios médicos para su familia y desde hace 30 años, quienes no tienen la fortuna de trabajar en Pemex o la SEP, están condenados a depender de hospitales de Coatzacoalcos o Las Choapas y si acaso una minoría goza de la atención del IMSS y de ahí parale de contar.

A lo largo de su historia como municipio libre, ha sido gobernado por el PRI, PRD, PAN y MORENA. El consejo municipal entre 1988 y 1991 fue presidido por Librado Gómez Ahumada. Al haber sido designado jamás movió un dedo por la salud de sus representados.

Surgiría entonces el primer alcalde constitucional de las filas del PRI, en la persona de Juvencio Hernández del Ángel, quien tampoco le interesó la salud de su pueblo.
Los hidrómilos pensaron entonces en un doctor y eligieron a Felipe Peña Cruz, quien resultó un fiasco en ese rubro ¿Supondría que un hospital acabaría con su clínica de ginecología particular? Vaya usted a saber, pero no cumplió con este y otros rezagos más.

Cansada la población, una de las más politizadas del sur, dio el voto de confianza a Raúl Delgado Montalvo y José Luis Pérez León, quienes, siendo perredistas, a pesar de las gestiones realizadas se toparon con pared ante un cerrado gobierno estatal encabezado por Miguel Alemán y Fidel Herrera, quienes se pasaron por el trasero la añeja demanda de los hidrómilos.

De nueva cuenta la ciudadanía percibe que los gobiernos perredistas defraudaron su confianza y opta por elegir como alcalde al panista Agustín Aguilar Ibarra, quien no solo resultó una papa enterrada para gestionar un hospital, sino, en suma, como presidente municipal al permitir que colaboradores cercanos hicieran de mulas Pedro, con el Ayuntamiento, sobre todo en el área de adquisiciones y una “ferretería” a la que le tuvo mucho afecto.

Tras el gobierno del panista, quien convirtió al Ayuntamiento en una “empresa familiar”, surgió en escena el priísta Vicente Escalante, quien dio prioridad a temas como el dragado del río y pese a hacer gestiones en 2009 ante la Comisión Constructora de Salud, y frente a un gobierno federal panista, el gobernador priísta Fidel Herrera se opuso a autorizar un hospital, tanto que a manera de mofa, expresaba: “Para qué, si los hidromilos gozan de cabal salud” y se pasó por el arco del triunfo la demanda del pueblo sureño.

Entonces los hidrómilos aguardaron el siguiente proceso electoral para cobrarse la afrenta. Pensaron en 2011 que votando por un panista lograrían su objetivo y eligieron a Alejandro Torruco, quien en campaña enarboló la bandera de la salud y aseguraba que lograría la construcción del anhelado hospital. Puras habas. El personaje ni se preocupó ni gestionó el nosocomio y muchos otros proyectos más, porque mientras se dedicaba a la dulce vida, dejó su gobierno en manos de su “carnal” preferido.

Con el PAN fueron tres años perdidos más en materia de salud. Para entonces la ciudadanía estaba harta y permitió con su abstencionismo todo tipo de cochupos electorales para que el PRI impusiera el más oscuro de los alcaldes hidrómilos: Daniel Martínez, quien tampoco se preocupó por la salud de su pueblo ¿Y para qué habría de intranquilizarle el tema? Si él y su familia siempre se han atendido en Picacho o en clínicas privadas.

Fue entonces que el pueblo hidrómilo con el hígado relleno de piedritas, socialmente enojado, aburrido de sus malditos gobiernos municipales, defraudados por el PRI, PRD y PAN (hoy coaligados en una orgía electoral vergonzante), optaron por dar su confianza al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) y a Andrés Manuel López Obrador, no solo en 2006, sino también en 2012 y 2018, llevando al poder estatal a Cuitláhuac García y a la presidencia municipal a Sergio Lenin Guzmán Ricárdez.

No hubo una colonia en campaña, en donde sus habitantes no plantearan como demanda esencial la gestión y construcción de un hospital. Guzmán Ricárdez ya sabía que echarse a cuestas ese compromiso eran palabras mayores y era cauto cuando aseguraba que tocaría puertas para cumplir ese anhelo y gran necesidad de contar con un centro hospitalario.

Fue así, que desde los primeros meses instruyó ubicar el sitio adecuado para el posible hospital y entonces iniciaría por presentar al Gobernador Cuitláhuac García el proyecto. No hubo viaje a Xalapa en el que Guzmán Ricárdez no tocara el tema con el jefe del ejecutivo, con el Secretario de Salud y hasta en la Cámara de Diputados. Si algo caracteriza al alcalde con licencia en que cuando se empecina con algo, difícilmente quita el dedo del renglón.

En diciembre habrían de confirmarle que ya había luz verde para el nosocomio, fue prudente, se reservó la información.

Me la confió a micrófono cerrado el 22 de diciembre y me expresó su agradecimiento infinito al Gobernador Cuitláhuac García, por este merecido acto de justicia a sus representados, “a los más necesitados, que no gozan de un IMSS, un hospital de Pemex o ISSTE”. Su emoción era manifiesta.

En Xalapa, funcionarios de este sector, tienen sobre sus escritorios “montañas” de solicitudes para hospitales, centros salud, ampliación de inmuebles hospitalarios, entre otras peticiones, nadie les resta el mérito, pero la diferencia entre esos “alcaldes gestores” y Guzmán Ricárdez, es que éste último no llegó con las manos vacías: se presentó con propuesta de terreno, estudios de mecánica de suelo, proyecto y, además, aportación de recursos propios para que Agua Dulce cuente con UN SEÑOR HOSPITAL.

Reza una máxima que “trabajo mata grilla” y no obstante sus adversarios podrían inventar mil historias, pero lo que no pueden negar es que hoy por hoy, Agua Dulce tiene al político visionario más audaz de los últimos tiempos.

Comentarios: estessur@hotmail.com

COMPARTE ESTA INFORMACIÓN
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

¿SUEÑAS CON SER PROFESIONISTA? EL ITSCH TE ABRE LAS PUERTAS

CONTADOR DE VISITAS

ITSA, CIENCIA AL SERVICIO DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: