Nuestra Redes Sociales:

México

En sólo 2 años, PRI perdió 79% de su militancia

Publicado hace

el

*Además le ganaron 8 gubernaturas. Mientras en junio de 2019 tenía seis millones 764 mil 615 afiliados, ayer reportó un millón 398 mil 536, una pérdida de 5.3 millones

Cinco años de pugnas internas han llevado al PRI a la mínima expresión política en sus 92 años de historia.

Por ejemplo, el 10 de junio de 2019 el INE verificó seis millones 764 mil 615 afiliados al tricolor, pero ayer la página oficial del partido daba cuenta de un millón 398 mil 536, una pérdida de cinco millones 366 mil 79, es decir, 79% en sólo 24 meses, 21 de los cuales corresponden a la dirigencia nacional de Alejandro Moreno Cárdenas.

En el año 2000, cuando perdió la Presidencia de la República, el PRI tenía diez millones de militantes.

Además, lejos del poderío político que tuvo durante 70 años, hoy gobierna a 21.7% de la población, cuando en 2016 gobernó al 54 por ciento.

Cada derrota electoral del PRI ha sido más grave que la anterior. El pasado 6 de junio tuvo la peor al perder ocho gubernaturas, entre ellas Colima y Campeche, donde siempre había gobernado. Para la Cámara de Diputados consiguió por sí solo 11 distritos de mayoría y 65 en alianza con el PAN y el PRD.

PRI pierde 79% de su militancia en 24 meses

De esos dos años, 21 meses corresponden a la dirigencia nacional de Alejandro Moreno Cárdenas; el instituto político quedó reducido a su mínima expresión histórica. Sólo le quedan dos bastiones electorales a nivel estatal y sólo gobernará las entidades de Coahuila, Edomex, Oaxaca e Hidalgo.

Enfrascado en cinco años de pugnas internas que lo han llevado a la menor expresión política de su historia de 92 años, al grado de gobernar a sólo el 21.7% de la población, cuando en 2016 gobernó al 54%, el PRI está desfondado, pues en 24 meses perdió al 79% de sus militantes, para quedar en sólo 1.3 millones, que comparados con los 10 millones que tuvo en el año 2000, implica una merma significativa.

Y a pesar que sus integrantes más famosos cobijaron a su actual dirigente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, ante la contundencia del fracaso que ha tenido el partido y el éxodo de militantes, existe en su interior la exigencia de la renuncia inmediata.

El Partido Revolucionario Institucional registró la mayor derrota electoral el 6 de junio, pues perdió ocho gubernaturas, entre ellas dos que eran sus bastiones históricos.

El PRI perdió los estados de Colima y Campeche, donde siempre había gobernado; incluso en ambos redujo considerablemente su presencia en los ayuntamientos y en los congresos estatales.

Además, perdió las gubernaturas de Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala y Zacatecas.

De igual forma, de los 485 escaños de mayoría relativa que se disputaron en todo el territorio nacional, para las entidades federativas, el PRI logró el triunfo únicamente en 146, pero en alianza con el PAN, con el PRD o con ambos. El PRI por sí sólo consiguió únicamente cinco escaños.

A nivel de la Cámara de Diputados, el PRI consiguió sólo 11 distritos de mayoría y 65 en alianza con el PAN y el PRD.

Respecto de las alcaldías, únicamente en Chihuahua logró 22 triunfos; en Veracruz otros 22; igual en el Estado de México, 22; en Michoacán, 11; en Jalisco 24 y en Yucatán 34 como partido en solitario; en el resto de las entidades, sus triunfos son principalmente en alianza con el PAN o con el PRD o con ambos partidos, incluso en Coahuila, su coalición con el PRD obtuvo 25 de los 38 ayuntamientos.

De los 62 municipios donde siempre había ganado, por lo que no se había registrado alternancia política, en este domingo sólo ganó en 33 de ellos, pero de éstos, sólo en seis fue solo. Lugares como Badiraguato, en Sinaloa, los perdió ante Morena y sus alianzas con partidos federales y estatales.

Así, en 2021, el PRI quedó reducido a su mínima expresión histórica. Sólo le quedan dos bastiones electorales a nivel estatal y sólo gobernará los estados de Coahuila, Estado de México, Oaxaca e Hidalgo.

Un proceso paulatino

En los últimos 25 años, desde que perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, en 1997, el PRI ha registrado cinco derrotas, aunque en el periodo 2007-2011 tuvo una recuperación innegable de su poderío electoral, cuando fue encabezado por Beatriz Paredes Rangel, como presidenta nacional, y Jesús Murillo Karam, como secretario general.

Pero en el caso de sus derrotas, cada una de ellas ha sido más grave que la anterior, como lo muestran las estadísticas históricas electorales.

En 1997 perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, pero en el 2000 perdió la Presidencia de la República, aunque se mantuvo como mayoría absoluta en el Senado y primera minoría en Cámara de Diputados.

En el año 2006 perdió nuevamente la Presidencia de la República, pero por primera vez en su historia cayó al tercer lugar de las preferencias electorales, al colocarse por debajo del PAN y el PRD.

Durante el año 2016, a pesar de ostentar la Presidencia de la República, el PRI sufrió su primer descalabro masivo en las gubernaturas, al perder siete de un hilo: Aguascalientes, Durango, Chihuahua, Puebla, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz; entre ellas, cuatro bastiones: Durango, Quintana Roo, Tamaulipas y Veracruz.

En ese año, sin embargo, recuperó los gobiernos de Sinaloa, Oaxaca y Tlaxcala y mantuvo los de Zacatecas e Hidalgo.

Pero, en el 2018, a sus 89 años de historia, el PRI registró lo que entonces fue la peor de sus crisis, pues aunque en 2006 ya había caído al tercer lugar de preferencias electorales con 22.22%, en ese 2018 obtuvo sólo 16.4% de las preferencias electorales, con lo que perdió la Presidencia de la República por segunda ocasión.

Pero además, perdió dos gubernaturas, con lo que registró el menor número de estados que gobernaba, con sólo 12 entidades; de igual manera, perdió el control de los congresos estatales de sus bastiones históricos, como Hidalgo, Colima, Estado de México, así como de estados donde había perdido la gubernatura, pero mantenía el control del Congreso, como Sonora, Sinaloa, Oaxaca, Morelos, Tabasco y Veracruz.

Ahora, en el 2021 registró todavía una mayor caída, al perder ocho gubernaturas y no ganar una sola, ni siquiera en coalición.

En el año 2016, el PRI gobernaba 15 estados; es decir, 66 millones 368 mil 197 personas, lo que entonces representaba el 54% de la población nacional. En este 2021, con sus derrotas, el PRI terminará el año con sólo cuatro gubernaturas: Coahuila, Hidalgo, Estado de México y Oaxaca, donde viven 27 millones 354 mil 178 personas, equivalentes al 21.7% de la población total del país.

PRI denuncia a Ulises Ruiz ante la FGR por asociación delictuosa y secuestro

COMPARTE ESTA INFORMACIÓN
Escribe un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

¿SUEÑAS CON SER PROFESIONISTA? EL ITSCH TE ABRE LAS PUERTAS

CONTADOR DE VISITAS

ITSA, CIENCIA AL SERVICIO DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

A %d blogueros les gusta esto: